Skip to main content

Full text of "Comunalismo Confederal"

See other formats


Prólogo 



Los Estados están fundados en el poder, las democracias están basadas en el consenso colectivo. Los 
Estados sólo administran mientras que las democracias gobiernan. Abdullah Ócalan 



La propuesta de Abdullah Ócalan sobre el Confederalismo Democrático (CD) nos resitúa en una de las 
alternativas al capitalismo más atractivas formuladas en lo que va de siglo XXI. Nadie mejor que él para 
explicar y defender lo que cree es una solución "para la cuestión 
kurda [pero también para el Próximo Oriente, él como poder escapar 
de la opresión que ejerce] la dominación global del sistema 
capitalista moderno". 1 



22U2n QHJHZSZ 

61 




; K a k I ; r. A M 



Para los que proyectamos y defendemos la sociedad comunal 
como alternativa al capitalismo, la propuesta del CD tiene el 
llamativo de propugnar formas de organización social en las que el 
capitalismo, con sus fuentes de poder, como es el Estado y la 

burocracia que comporta, la exigencia de una Nación como base territorial de una soberanía, así como 
aquellos otros poderes que devienen de la religión el patriarcado, el militarismo, etc., son características 
consideradas negativas para una sociedad que desea vivir en harmonía y hermandad, y, entonces, 
excluidas de su contenido. Estas instancias, doctrinas y expresiones del poder absoluto, habituales en las 
sociedades de clase, nos motivan a comprobar, en qué medida, el CD favorece y potencia la implantación 
de sociedades comunales (o afines) en territorios en los que el capitalismo europeo es la forma de 
sociedad dominante. 



Elementos negativos que el CD recomienda superar en el diseño de posibles alternativas 



1 Todas las citas de este artículo están extraídas del documento Abdullah Ócalan. Confederalismo Democrático. En 
http://www.freeocalan.org/wp-content/uploads/2012/09/Confederalismo-Democr%C3%A1tico.pdf 



■ A superar el Estado-Nación, porque, en sí mismo, es el monopolio más completo y desarrollado. "Es la 
unidad más desarrollada de monopolios como el comercio, la industria, las finanzas y el poder. Uno 
debería también pensar el monopolio ideológico como parte indivisible del monopolio de poder. El 
capitalismo y el Estado-Nación se enlazaron de manera tan cercana que ninguno se podía imaginar sin la 
existencia del otro. Como consecuencia de esto, la explotación no sólo fue aprobada por el Estado fue 
incluso estimulada y facilitada. Pero sobre todo, el Estado-Nación debe ser pensado como la máxima 
forma de poder". 

■ Así mismo, hay que superar las relaciones del Estado con las Religiones. "La 

separación de Estado y religión es el resultado de una decisión política. No se dio naturalmente. Esta es la 
razón por la cual incluso hoy en día el poder y el Estado parecen algo dado, podría decirse incluso, dado 
por Dios. Nociones como Estado secular o poder secular permanecen ambiguas. El Estado- 
Nación también tiene asignado un número de atributos que sirven para reemplazar viejos atributos 
religiosamente enraizados como: nación, patria, bandera nacional, himno nacional y muchos otros [...] El 
Estado-Nación es un Estado centralizado con atributos casi divinos que ha desarmado a la sociedad por 
completo y monopoliza el uso de la fuerza". 

■ Lo mismo de nociva es la Burocratización de la sociedad. "La burocracia y el Estado-Nación no pueden 
existir el uno sin el otro. Si el Estado-Nación es la columna vertebral de la modernidad capitalista, 
ciertamente es también la jaula de la sociedad natural. Su burocracia asegura el funcionamiento fluido del 
sistema, las bases de la producción de bienes y los beneficios para los actores económicos relevantes 
tanto en el Estado-Nación real y socialista, como en el favorable a las empresas". 

■ Otro tanto ocurre con el fenómeno de la Homogenización y la militarización del pensamiento. "El 
Estado-Nación en su forma original apuntaba a la monopolización de todos los procesos sociales. Debía 
lucharse contra la diversidad y la pluralidad, un enfoque que llevó a la asimilación y al genocidio. No sólo 
explota las ideas y el potencial laboral de la sociedad y coloniza las cabezas de las personas en nombre 
del capitalismo, sino que también asimila todo tipo de culturas e ideas espirituales e intelectuales para 
preservar su propia existencia. Apunta a la creación de una cultura nacional única, una única identidad 
nacional y una única comunidad religiosa unificada. De esta manera también refuerza una ciudadanía 
homogénea". 

■ Finalmente, igual de dañino es el control del Estado-nación sobre la Sociedad. "Suele decirse que el 
Estado-Nación se preocupa por el destino de la gente común. Esto no es verdad. Es, más bien, el 
gobernador nacional del sistema capitalista mundial, un vasallo de la modernidad capitalista, la cual está 
más profundamente enredada en las estructuras dominantes del capital de lo que solemos asumir. Es una 
colonia del capital. Sin considerar cuán nacionalista el Estado-Nación pueda presentarse, sirve en la 
misma medida a los procesos capitalistas de explotación". 

En todas estas recomendaciones a superar, el anticapitalismo que transpira el CD queda más que 
patente. 

Confederalismo Democrático 

Utilizando sus propias expresiones, Abdullah Ócalan define el CD de la siguiente manera: 

■ "Este tipo de autoridad o administración puede ser llamada administración política no estatal o 
democracia sin Estado. Los procesos de toma de decisión democráticos no deben ser confundidos con los 
procesos conocidos de la administración pública. Los Estados sólo administran mientras que las 
democracias gobiernan. Los Estados están fundados en el poder, las democracias están basadas en el 
consenso colectivo. El mandato en el Estado está determinado por decreto, aunque puede en parte ser 
legitimado a través de elecciones. Las democracias usan elecciones directas. El Estado usa la coerción 
como medio legítimo. Las democracias se apoyan sobre la participación voluntaria. El Confederalismo 
Democrático está abierto a otros grupos y facciones políticas. Es flexible, multi-cultural, anti-monopólico, 
y orientado hacia el consenso. La ecología y el feminismo son pilares centrales". Así mismo, Ócalan 
admite que el "comunismo podría ser una alternativa al capitalismo". Seguramente, el anticapitalismo que 
permea todo el documento, así como el comunismo como sociedad a construir, sean razones para omitir 
la condena a la propiedad privada, reprobación que no aparece, y echamos de menos, en todo el texto. 

Principios del Confederalismo Democrático 



2 



El CD se fundamenta en cinco principios, los cuatro primeros de reconocida afinidad con los 
establecidos por el comunalismo: 

1. El derecho a la auto- determinación de las personas incluye el derecho a un Estado propio. Sin 
embargo, la fundación de un Estado no incrementa la libertad de la gente [...] El CD es, en contraste, el 
paradigma de las personas oprimidas. 

2. El cd es un paradigma social no estatal [...] Es el proyecto original organizacional y 
cultural de una nación democrática. 

3. El CD se basa en la participación de base. Sus procesos de toma de decisiones yacen en la 
comunidad. Los niveles superiores sólo sirven a la coordinación e implementación de la voluntad de las 
comunidades que envían a sus delegados a las asambleas generales. 

4. La democracia no puede ser impuesta por el sistema capitalista y sus poderes imperiales, los cuales 
dañan la democracia. La propagación de una democracia de base es elemental. Es el único acercamiento 
que puede ser tolerado por diversos grupos étnicos, religiones y diferencias de clase. También va de la 
mano con la estructura confederada tradicional de la sociedad. 

5. El movimiento tiene como intención establecer estructuras federales en Irán, Turquía, Siria e Irak 
que estén abiertas a todos los kurdos y al mismo tiempo formen una confederación paraguas para las 
cuatro partes de Kurdistán. 

Confederalismo Democrático versus Socialismo Comunitario 

Para evaluar la bondad de los principios del CD los contrastaremos con los que propone García Linera 
en su Socialismo Comunitario (SC). 2 Mientras el CD es 1) un paradigma de las personas oprimidas, el SC 
es una democracia participativa en cooptación con los poderes mencionados. 2) Mientras el CD es una 
sociedad sin Estado, que declara el comunitarismo como objetivo, el SC proclama al Estado como arma 
revolucionaria y al socialismo como puente. 3) Mientras el CD no se pronuncia ante la propiedad privada 
(nos deja un dudoso vacío), el SC propone durante un período indefinido la convivencia entre todas las 
formas de propiedad, incluida la privada. 4) Mientras el CD es una relación horizontal (confederada) entre 
comunidades, el SC establece relaciones verticales en las cuales destaca en la cima de la pirámide el papel 
del Estado. 

Confluencia entre confederación democrática y sociedad comunal 

La sociedad comunal se apoya en las características que definen la matriz/brújula y que orientan las 
exigencias que definen la vida comunitaria: propiedad comunal de los recursos y de la producción, acceso 
gratuito a los bienes y mercancías que se producen con esos recursos, gestión horizontal y valores 
basados en la mutua confianza, la amistad, y el apoyo mutuo. Es decir, la sociedad comunal condena la 
propiedad privada, los Estados y las Naciones, las burocracias, el patriarcado, el militarismo, el sexismo, 
las religiones, y todo lo que suponga poder y opresión. Dicho esto, y comparado con la CD, encontramos 
muchas características que nos permiten contemplar afinidades positivas a compartir; lo que no ocurría 
con el socialismo comunitario. Es decir, mientras el SC espera del Estado que "represente a todos: 

empresarios, indígenas, oficialismo, oposición, minorías, obreros, cooperativistas, 
asalariados, comerciantes, campesinos, intelectuales y jóvenes. Nuestro gran reto 
es construir... un Estado integral que unifique a todos", 3 los que propugnamos 
sociedades sin Estado seguiremos recordando y repitiendo como ya Marx advertía e 

insistía: "los trabajadores no pueden tomar posesión del aparato del Estado capitalista y ponerlo a 
funcionar a su servicio. Deben "demolerlo" y reemplazarlo por una forma de poder político radicalmente 
diferente, democrático y no estatal". 4 Lo mismo que opina Jorge Viaña: "mientras no se profundice el 
desmontaje del Estado y de las relaciones sociales y de propiedad existentes, no podemos hablar 
estrictamente de que a corto plazo estemos viviendo un tránsito al socialismo. [Y remata], Marx 



2 Ver mi evaluación en José Iglesias Fernández. García Linera y el socialismo comunitario del buen vivir. Reconvertido desde el 
comunalismo. En 

http://www.rentabasica.net/otras_obras/Garcia_Linera_y_el_socialismo_comunitariodel_buen_vivir_Reconvertido_desde_el_co 
munalismo.pdf 

3 Alvaro García Linera. El socialismo comunitario. Un aporte de Bolivia al mundo. En 
http://www.vicepresidencia.gob.bo/IMG/pdf/revista_analisis_5.pdf 

4 Michael Lówy. Ecosocialismo: hacia una nueva civilización. Trabajo citado. 



3 



justamente lo que demuestra es que el Estado encama las lógicas de la dominación y, en especial, de la 
propiedad privada, por mucha teoría que se intente hacer". 5 



José Iglesias Fernández 
Barcelona, 1 de abril del 2015. 



Jorge Viaña. Construyendo fundamentos en la lucha por un Socialismo Comunitario. En 
http://www.praxisenamericalatina.org/10-10/jorge.html 



4